18.11.08

GIUSEPPE UNGARETTI. LA BREVEDAD


En sus poemas breves, Giuseppe Ungaretti (Alejandría, Egipto, 1888- Italia 1970), lleva al lenguaje a un máximo de densidad y concentración. Junto a Eugenio Montale y Salvatore Quasimodo es la palabra aún audible de esa generación que revolucionó la lírica italiana, conocida como hermetismo.

UNIVERSO

Con el mar
me hago
un ataúd
de frescura


UNA PALOMA


De otros diluvios una paloma escucho.


OCASO


La piel del cielo
despierta oasis
al nómada de amor


LEJOS

Lejos lejos
como a un ciego
me han llevado de la mano


DORMIR


Quisiera parecerme
a este lugar
echado
en su camisa de nieve


CONDENA

Cerrado entre cosas mortales

(También el cielo estrellado acabará)

¿Por qué ansío a Dios?


MAÑAÑA

Me ilumino
de infinito


EL ROCÍO ILUMINADO

La tierra tiembla
de placer
bajo un sol
de violencias
gentiles


SILENCIO ESTRELLADO


Y los árboles y la noche
No se mueven ya
Sino por los nidos.


Versiones de Rodolfo Alonso
NOTAS RELACIONADAS

4 comentarios:

Oonagh dijo...

Estimado Javier: A los tiempos que visito su blog y me encuentro con la maravilla que ha compartido hoy con nos. Muchas gracias!! Qué cantidad de imágenes y emociones pueden evocar tan pocas palabras. Cuánto decir en tan corto espacio. Lo que me lleva a hacerle una pregunta ¿Qué es el decir poético? Como sé que ud. puede unir tan bien la poética, la poesía y el psicoanálisis espero su respuesta con anticipación.
Oonagh

(j.g.) dijo...

Un gusto su retorno, estimada OONAGH. El decir poético es complicado de definir, pues toda definición tiende a encerrar en un concepto, cuando la poesía misma es apertura. Algo dice al respecto un verso de Paul Celan: «Verdad habla quien habla sombra». O el mismo Hölderlin: «entregar al pueblo en cantos velados los dones celestes».
Percibimos un resto de sentido que huye y una instauración. En esas brechas, en y entre lo que se retira y lo instaurado, creo que se halla la poesía. El vértigo fijado de Rimbaud. Esa larga y prolongada vacilación entre el sonido y el sentido, según Paul Valery Como un discurso otro, que transcurre en otra lógica y duración, la palabra se llena de un nuevo sentido. Entonces reconocemos claramente que «eso es poesía», por una operación de lenguaje que violenta la lógica del sentido, instaurando una palabra plena o una forma de nominar o de aludir o puramente sugerir.

soledadabril dijo...

Qué descubrimiento éste! Ungaretti. Ya sé que es archi conocido, pero no lo había leído aún. Mi propensión a la brevedad en la escritura me llevan a enlazarme automáticamente con este autor (o con los Breves - y demás- de Urondo). Me queda una duda, a qué se hace referencia cuando se cataloga a Ungaretti de hermético? Gracias! Un saludo.
Soledad Abril

(j.g.) dijo...

Cito a Raúl Gustavo Aguirre y sus poéticas del siglo XX:

...Al igual que los imaginistas en Londres y en Chicago, los hermetistas buscan ante todo un lenguaje concreto, denso, definido, de exacta fulguración en una imagen o un pensamiento que se ilumine, como un relámpago en el vasto y sagrado silencio donde surge la poesía...
...Desde un punto de vista formal, la elipsis mallarmeana reaparece aquí con todas sus consecuencias: la comparación se reduce a uno solo de sus términos, desaparecen las expresiones comparativas (como, igual a, etc.) y la imagen surge entonces más nítida a la vez que más ambigua, oscura o difícil de captar en su significado. Lo que equivale a una revalorización de la palabra como determinante del poema, , antes que el significado aunque no sin él...

Los tres poetas, en verdad muy diferentes entre sí, pero más representativos del movimiento son Giuseppe Ungaretti, Eugenio Montale y Salvatore Quasimodo.